La ola

La ola Popular Book, La Ola Author Liliana Colanzi This Is Very Good And Becomes The Main Topic To Read, The Readers Are Very Takjup And Always Take Inspiration From The Contents Of The Book La Ola , Essay By Liliana Colanzi Is Now On Our Website And You Can Download It By Register What Are You Waiting For Please Read And Make A Refission For You

Co editor of the non fiction anthology Conductas Err ticas 2009 Author of the book of short stories Vacaciones Permanentes 2010 Her short stories have been published in Spanish and Latin American magazines such as Etiqueta Negra, el perro, Otro Cielo, Big Sur, and Los Noveles She writes for the Chilean magazine The Clinic.Liliana Colanzi Santa Cruz, 1981 Escritora y periodista Estudiant

Reading ➸ La ola  Author Liliana Colanzi – Couponpromocode.us
  • Paperback
  • 122 pages
  • La ola
  • Liliana Colanzi
  • Spanish
  • 17 March 2018

10 thoughts on “La ola

  1. says:

    Como una delgada capa de hielo del agua en un lago, que aparentemente nos separa de las profundidades de unas aguas g lidas, y que sin embargo, todo el tiempo nos amenaza con dejarnos caer, no al vac o, pero s a un l quido que podr a absorbernos despu s de forzarnos a ver la superficie deformada mientras nuestro cuerpo es entumecido hasta el extremo.Algo parecido son los relatos de Colanzi Una amenaza que se reitera p gina a p gina, y que sin darnos cuenta nos va cortando las yemas de los dedos y nos va metiendo un dulce veneno en nuestro organismo.No me malentiendan, ese horror literario es bello, es real, pareciera tener algo fantasioso, pero no, es mentira, cada relato se asoma en el abismo de la verosimilitud que muchos necesitan para sentir que est n leyendo ficci n, para sentirse a salvo en sus poltronas mientras leen y beben un t , dejan que se consuma su cigarrillo, sinti ndose a salvo, sabiendo que los separa el tan solo cerrar el libro para abandonar esa sensaci n de vac o, esa ola que nos desaf a con aplastarnos, ese cuerpo celeste que se nos figura diminuto, pero solo porque estamos seguros que est a mucha distancia.Hasta que el agua salada nos revienta encima.Hasta que la roca se ve inmensa en la estrat sfera.Hasta que te das cuenta que los cuentos de Colanzi son una marea brutal que no perdona a su lector, te toma de los cojones y no t...

  2. says:

    Esta autora boliviana a trav s de sietes cuentos nos sumerge en su pensamiento cotidiano en torno a la vivencias que deben sentir quienes habitamos el continente latinoamericano A trav s de su pluma vemos como la idea de estudiar fuera, el suicidio, la muerte, la relaci n con lo ind gena van tomando distint...

  3. says:

    I read this collection after going through the recent Nuestro mundo muerto For whatever reason a number of the stories in La ola were later republished in Mundo muerto, which I gave five stars to, but I don t like the other stories in La ola as much Permanentes vacaciones and 46 Banbury Road are interesting, but...

  4. says:

    No me gust ninguna historia, la de El Ojo iba bien, pero odi demasiado el final y siento que arruin todo lo que me ha a gustado de ella en la descripci n de la problem tica relaci n entre madre e hija, sumado a las autolesiones y el trastorno alimenticio que sufr a ella probablemente por e...

  5. says:

    Mi problema con el libro es que todos sus cuentos tienen unos primeros p rrafos muy prometedores para los no tan impresionantes a mi juicio desarrollos El ojo y Meteorito son los nicos cuentos que rescato, ya que para m , los dem s quedar n en el olvido.

  6. says:

    Ahora quiero irme a vivir a Bolivia, comprarme una serpiente y copiarle la prosa a Liiana Colanzi

  7. says:

    Hab a le do este libro hace casi tres a os, no obstante como tengo en miras leer Nuestro mundo muerto, quise repasar este Y pude sacar varias cosas en limpio Primero los inicios de los cuentos de Liliana Colanzi son muy gancheros Seteando una puerta de entrada sumamente magn tica Una vez, cuando era ni a, vi matar a un chancho Era verano Las moscas se lanzaban contra los cristales Me gustaba masticar hielo, y en las tardes sub a al balc n con un vaso rasante de cubitos a observar al vecino, Don Casiano, serruchar muebles Pero no ese d a Apenas me apoy en la baranda un chillido me golpe de frente Don Casiano machacaba al bicho a martillazos. Seg n mi nana Elsa, que sab a de estas cosas, debi haber sido en ese momento cuando se me meti el susto, la a a, la cosa mala, porque desde entonces me convert en una criatura nerviosa,llorona, impresionable La Ola regres durante uno de los inviernos m s feroces de la Costa Este Ese a o se suicidaron siete estudiantes entre noviembre y abril cuatro se arrojaron a los barrancos desde los puentes de Ithaca, los otros recurrieron al sue o borroso de los f rmacos Era mi segundo a o en Cornell y me quedaban todav a otros tres o cuatro, o puede que cinco o seis La Ola llegaba siempre de la misma manera sin anunciarse Las parejas se peleaban, los psic patas esperaban en los callejones, los est...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *